Publicado el Deja un comentario

Bañar al bebe – Recomendaciones

Bañar al bebe por primera vez puede ser motivo de susto para madres primerizas, por cuestiones como la forma de sujetarlo y las precauciones que deben tener. Primero, es importante hablar de la frecuencia con que se debe bañar al bebe, ya que muchos pediatras indican que solamente se debe bañar al bebe de pocos meses una o dos veces a la semana, ya que una mayor frecuencia puede generar afecciones cutáneas en el bebe, ya que el exceso de baño puede reducir las bacterias naturales presentes en la piel del bebe que ayudan a evitar ciertas infecciones y erupciones cutáneas. Un bebe que aun no gatea, no se ensucia ni suda como un niño, por lo que no se considera necesario una limpieza diaria (excepto por una limpieza frecuente de manos y del área genital cada vez que se cambie el pañal) ya que adicionalmente la piel tiene mecanismos propios de limpieza y una excesiva frecuencia o duración de los baños pueden irritarla.

Una vez que veas necesario bañar al bebe, asegúrate que se realiza en una habitación con una temperatura cómoda, en lo posible entre 20 y 25 grados Celsius. Se debe comprobar que la bañera este limpia y llenarla con 5 a 7 cm de agua tibia (el agua debe estar a la temperatura corporal, entre 35 y 37 grados Celsius), lo cual se puede hacer verificando con tu codo o tu muñeca. A continuación se desnuda al bebe y se limpia la zona del pañal, para posteriormente envolverlo en una toalla suave y limpiar su cara y su cuello con un algodón húmedo.

Luego se toma al bebe y se introduce cuidadosamente en la bañera (jamas ponerlo de pie ni dejarlo solo), sosteniéndolo con un brazo por debajo de la espalda del bebe de modo que la mano alcance el hombro del bebe del lado opuesto y la cabeza del bebe descanse en el antebrazo. Se enjabona delicadamente con la otra mano por todo el cuerpo con especial cuidado a las zonas con pliegues.  Tener especial cuidado en retirar por completo todo el jabón. Para lavar la espalda y la cola, se da vuelta al bebe y se sujeta firmemente con la mano en el pecho y las axilas. Se enjabona con la otra mano y se puede usar un champú suave para la cabeza, de pH neutro y que no provoque ardor si entra en sus ojos. El baño debe mantenerse corto y realizarse mientras el agua se mantenga tibia, al finalizar se saca con cuidado al bebe de la bañera y se seca delicadamente con una toalla suave.

bañar al bebe